Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

LabMedica

Deascargar La Aplicación Móvil
Noticias Recientes COVID-19 Química Clínica Diagnóstico Molecular Hematología Inmunología Microbiología Patología Tecnología Industria

BIOHIT  Healthcare OY

Asocian la esofagitis linfocítica con predominio de células T CD8 con la ERGE

Por el equipo editorial de LabMedica en español
Actualizado el 11 Oct 2021
En pacientes con esofagitis por reflujo (RE), el aumento de linfocitos suele ser parte de un infiltrado inflamatorio mixto que también incluye eosinófilos y/o neutrófilos. Con menos frecuencia, los linfocitos son el único tipo de células inflamatorias asociadas con la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

Uno de estos patrones es la esofagitis linfocítica (LyE), que se caracteriza por un número elevado de linfocitos peripapilares y granulocitos intraepiteliales ausentes o raros. Este patrón se ha informado en aproximadamente el 5% de los pacientes con esofagitis endoscópica y el 7% de los pacientes con esófago de Barrett.

Imagen: Microfotografía de una histopatología de esofagitis linfocítica: mucosa esofágica que muestra linfocitosis intraepitelial peripapilar con hiperplasia de la zona basal y edema intercelular. No se identifica una población significativa de eosinófilos o neutrófilos (Fotografía cortesía de Yusuf Kasirye, MD, et al)
Imagen: Microfotografía de una histopatología de esofagitis linfocítica: mucosa esofágica que muestra linfocitosis intraepitelial peripapilar con hiperplasia de la zona basal y edema intercelular. No se identifica una población significativa de eosinófilos o neutrófilos (Fotografía cortesía de Yusuf Kasirye, MD, et al)

Los científicos clínicos del Centro Médico Dartmouth-Hitchcock (Lebanon, NH, EUA), realizaron un estudio observacional retrospectivo e identificaron 161 pacientes atendidos en su institución desde 1998 hasta 2014 que fueron diagnosticados con ERGE, tenían problemas esofágicos normales, motilidad y biopsias esofágicas disponibles. Para todos los pacientes que cumplieron con los criterios de inclusión, el equipo obtuvo datos demográficos, así como información relacionada con el diagnóstico clínico, antecedentes médicos y endoscópicos, imágenes, manometría y, cuando estuvieran disponibles, hallazgos de pHmetría de los archivos historias clínicas electrónicas.

Las muestras de biopsia se fijaron en formol al 10%, y se incluyeron en parafina para colorearlas posteriormente con hematoxilina-eosina. Un único infiltrado linfoide peripapilar fue suficiente para el diagnóstico de LyE. Los puntos de corte para un número normal de linfocitos intraepiteliales evaluados en portaobjetos teñidos con hematoxilina-eosina a diferentes niveles, como la unión gastroesofágica, el esófago distal y el esófago medio, fueron 62, 46 y 41 linfocitos por campo de gran aumento, respectivamente. Las células se contaron en un campo de gran aumento mayormente afectado utilizando un microscopio Olympus BX 41 (Olympus, Center Valley, PA, EUA). La inmunohistoquímica de rutina de CD4 y CD8 se realizó mediante reactivos de coloración Bond Polymer Refine Detection y coloración automática Bond III (Leica Microsystems, Buffalo Grove, IL, EUA).

Los científicos encontraron un aumento de linfocitos intraepiteliales en el 13,7% de los pacientes con ERGE. Se observaron dos patrones principales y un patrón menor de inflamación linfocítica de la siguiente manera: (1) LyE (en 6,8% [11 de 161] de los pacientes y típicamente focal), (2) linfocitos dispersos en un área de esofagitis por reflujo (en 5,6% [9 de 161] y típicamente difuso) y (3) linfocitos peripapilares en un área de esofagitis por reflujo (en 1,2% [2 de 161]). Las células T CD8 superaron significativamente a las células T CD4 en el 91% de los pacientes con esofagitis linfocítica y en el 100% de los pacientes con linfocitos dispersos (9 de 9) o linfocitos peripapilares (2 de 2) en el área de la esofagitis por reflujo.

Los autores concluyeron que sus hallazgos sugieren que la LyE es uno de los patrones principales de inflamación linfocítica en la ERGE. El inmunofenotipo con predominio de células T CD8 puede ser útil como marcador de ERGE en el diagnóstico diferencial de LyE. El estudio aparece en la edición de septiembre de 2021 de la revista Archives of Pathology and Laboratory Medicine.

Enlace relacionado:
Centro Médico Dartmouth-Hitchcock
Olympus
Leica Microsystems


Últimas Patología noticias



SEROSEP