Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

LabMedica

Deascargar La Aplicación Móvil

Asocian mutaciones en BRCA2 al riesgo de linfoma no Hodgkin en pacientes pediátricos

Por el equipo editorial de Labmedica en español
Actualizado el 14 Aug 2019
Las mutaciones hereditarias en los genes BRCA1 y BRCA2 se asocian generalmente con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama y de ovario. BRCA2 fue el tercer gen mutado con más frecuencia (14 casos) entre 3.006 sobrevivientes de cánceres de la infancia, con el mayor número observado entre los sobrevivientes de linfomas.

Los científicos resolvieron examinar los datos de secuenciación de la línea germinal de 1.380 sobrevivientes de linfoma infantil de dos cohortes. En comparación con los controles sin antecedentes de cáncer, los sobrevivientes de linfoma no Hodgkin tenían más probabilidades de albergar variantes patogénicas o patógenas probables en BRCA2, sugiriendo que podría haber un vínculo entre las variantes y el riesgo de linfoma no Hodgkin.

Un frotis de sangre de un paciente con linfoma no Hodgkin que muestra linfocitos muy grandes (Fotografía cortesía de Venngage).
Un frotis de sangre de un paciente con linfoma no Hodgkin que muestra linfocitos muy grandes (Fotografía cortesía de Venngage).

Un equipo de oncología del Hospital de Investigación Infantil St. Jude (Memphis, TN, EUA) analizó los datos recopilados por el Estudio de Supervivientes de la Cohorte de Cánceres Infantiles durante toda la Vida de St. Jude, que estudian la salud de los adultos sobrevivientes a cánceres pediátricos para minimizar cualquier efecto en la vida adulta. Se obtuvo para ambos grupos la secuenciación del genoma completo de la línea germinal, que alcanzó una cobertura de 30 veces, ya sea a partir de muestras de sangre periférica o de muestras bucales o de saliva.

Los científicos identificaron 13 mutaciones patógenas o probablemente patógenas en BRCA2 en sobrevivientes de linfoma de Hodgkin y ocho en sobrevivientes de linfoma no Hodgkin. Luego compararon la prevalencia de estas mutaciones en los sobrevivientes de linfoma con su prevalencia entre un grupo de control de más de 59.000 personas sin antecedentes de cáncer acumulado de la Base de Datos de Agregación del Genoma (gnomAD).

En su cohorte, encontraron una asociación estadísticamente significativa entre el linfoma y las mutaciones en BRCA2. Cuando estratificaron a los pacientes por tipo de enfermedad, descubrieron que la significancia estadística era válida para un vínculo entre las mutaciones BRCA2 y el linfoma no Hodgkin, aunque no para el linfoma de Hodgkin. Además, seis de los siete sobrevivientes de linfoma infantil no Hodgkin para quienes los científicos pudieron obtener antecedentes familiares, tenían antecedentes familiares de cánceres relacionados con BRCA2 como el cáncer de mama, próstata, páncreas y melanoma.

Los autores concluyeron que el linfoma no Hodgkin pediátrico o adolescente posiblemente podría ser incluido en la lista de cánceres asociados con mutaciones de la línea germinal BRCA2. Además, argumentaron que los sobrevivientes de linfoma no Hodgkin se podrían beneficiar de una mayor vigilancia para otros cánceres vinculados a BRCA2.

Leslie L. Robison, PhD, presidenta del departamento de epidemiología y control del cáncer de St. Jude, dijo: “Cuanto más sepamos acerca de la biología que promueve un cáncer en particular, más se puede adaptar con precisión la atención de los pacientes. Esto incluye la prevención del cáncer y la detección del cáncer, donde la comprensión de las mutaciones hereditarias puede ayudarnos a establecer estrategias para cuidar a ese paciente y su familia a largo plazo”. El estudio fue publicado el 25 de julio de 2019 en la revista JAMA Oncology.

Enlace relacionado:
Hospital de Investigación Infantil St. Jude


Últimas Hematología noticias