Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

LabMedica

Deascargar La Aplicación Móvil
Noticias Recientes COVID-19 Química Clínica Diagnóstico Molecular Hematología Inmunología Microbiología Patología Tecnología Industria

Identifican criterios preliminares para predecir la tormenta de citoquinas en la COVID-19

Por el equipo editorial de LabMedica en español
Actualizado el 06 Jan 2021
Si bien la mayoría de los casos de COVID-19 son leves, un número considerable de pacientes desarrollan una respuesta hiperinmune aguda grave caracterizada por una tormenta de citoquinas (TC). Dos formas de TC, la linfohistiocitosis hemofagocítica (HLH) y el síndrome de activación de macrófagos (MAS), se basan en criterios bien establecidos para identificar su aparición.

Los resultados de informes recientes sugieren que la TC asociada a la COVID-19 es una forma única de respuesta hiperinflamatoria, que necesita más caracterización clínica y de laboratorio, así como criterios de clasificación. Los informes de cohortes y autopsias de COVID-19 destacan una inflamación difusa significativa y daño tisular generalizado, como daño renal, cardíaco y muscular, además del deterioro pulmonar.

Imagen: Identifican criterios predictivos preliminares para la tormenta de citoquinas en la COVID-19 (Fotografía cortesía de la Universidad de L\'Aquila).
Imagen: Identifican criterios predictivos preliminares para la tormenta de citoquinas en la COVID-19 (Fotografía cortesía de la Universidad de L\'Aquila).

Científicos clínicos del Hospital de la Universidad de Temple (Filadelfia, PA, EUA) y sus colegas internacionales, estudiaron a 513 pacientes con un diagnóstico confirmado de COVID-19 ingresados del 10 de marzo al 1 de abril de 2020. Todos los pacientes incluidos habían sido hospitalizados durante hasta una semana antes de la inscripción y mostraron opacidad en vidrio esmerilado en los pulmones mediante tomografía computarizada de alta resolución del tórax, así como una prueba positiva de PCR con transcriptasa inversa para el ARN de la COVID-19.

El equipo analizó los resultados de laboratorio de los primeros siete días de hospitalización de cada paciente y utilizó regresión logística y análisis de componentes principales para determinar los criterios predictivos. Luego utilizaron un “algoritmo genético” para encontrar los límites para cada resultado de laboratorio. Validaron los criterios con una segunda cohorte de 258 pacientes ingresados entre el 18 de abril de 2020 y el 30 de abril de 2020. Los criterios incluidos en un nuevo consenso se basaron en un empeoramiento respiratorio y una elevación por encima de tres veces el nivel normal superior de al menos dos de los siguientes marcadores: proteína C-reactiva (PCR), ferritina, dímero D, lactato deshidrogenasa (LDH) y troponina cardíaca.

Los investigadores informaron que los criterios para el síndrome de activación de macrófagos, la linfohistiocitosis hemofagocítica y el HScore no lograron identificar la tormenta de citoquinas asociada con la COVID-19. En cambio, utilizaron nuevos criterios que incluían tres grupos de resultados de laboratorio. Estos involucraron inflamación, muerte celular y daño tisular, y desequilibrio electrolítico prerrenal. Estos criterios demostraron una sensibilidad de 0,85 y una especificidad de 0,8. Además, pudieron identificar a los pacientes con una hospitalización más prolongada y una mayor mortalidad.

El grupo de COVID-tormenta de citoquinas (TC), tenía niveles significativamente más altos de ferritina, PCR y triglicéridos, y niveles reducidos de albúmina, todos signos de inflamación sistémica. La ferritina mostró una razón de probabilidades (OR) de 14, lo que indica un papel importante en la COVID-TC. La fuerte inflamación fue confirmada por el nivel de interleuquina-6 (IL-6), que estaba elevado en la mayoría de los pacientes con COVID-19, pero significativamente más alto en los pacientes COVID-TC (35 pg/mL versus 96 pg/mL). Los glóbulos blancos, y especialmente los neutrófilos y los monocitos, aumentaron significativamente en el grupo COVID-TC, lo que sugiere un papel activo de la inmunidad innata en la tormenta. En cambio, los linfocitos disminuyeron, con promedios de la mitad del límite inferior normal, lo que sugiere un agotamiento funcional de la inmunidad adaptativa.

Roberto Caricchio, MD, FACR, profesor de Reumatología y autor principal del estudio, dijo: “Curiosamente, los criterios se podrían agrupar en tres aspectos patológicos principales de la enfermedad COVID-19: inflamación, muerte celular y daño tisular y desequilibrio electrolítico prerrenal. Los pacientes que cumplieron los criterios tuvieron una hospitalización tres veces mayor y una mortalidad seis veces mayor. Es importante destacar que la gran mayoría de los pacientes que cumplieron con los criterios lo hicieron dentro de los primeros siete días y la mitad de ellos en el momento del ingreso. Por lo tanto, los criterios pueden identificar la tormenta de citoquinas muy temprano durante la hospitalización”. El estudio fue publicado el 14 de diciembre de 2020 en la revista Annals of the Rheumatic Diseases.

Enlace relacionado:
Hospital de la Universidad de Temple


Últimas Química Clínica noticias