Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

LabMedica

Deascargar La Aplicación Móvil

BECKMAN COULTER, INC.

Gota aumenta el riesgo de enfermedad renal crónica avanzada

Por el equipo editorial de Labmedica en español
Actualizado el 18 Sep 2019
La enfermedad renal crónica (ERC) es una epidemia de salud pública importante, con al menos 1 de cada 10 personas con algún grado de insuficiencia renal, lo que contribuye sustancialmente a los resultados clínicos y económicos adversos.

La gota es la artritis inflamatoria más común, que causa dolor intenso y sufrimiento debido a la acumulación de ácido úrico en las articulaciones. Afecta a casi el 2,5% de la población adulta y causa dolor y discapacidad significativos debido a sus efectos en las articulaciones, los tendones y los huesos.

Imagen: Un estudio nuevo sugiere que los pacientes con gota tienen un riesgo elevado de enfermedad renal crónica (Fotografía cortesía de Shutterstock).
Imagen: Un estudio nuevo sugiere que los pacientes con gota tienen un riesgo elevado de enfermedad renal crónica (Fotografía cortesía de Shutterstock).

Un equipo de científicos que trabaja con la Universidad de Limerick (Limerick, Irlanda) analizó el riesgo de enfermedad renal crónica avanzada (ERC) en 68.897 pacientes con gota seguidos durante un promedio de 3,7 años y los comparó con 554.964 pacientes sin gota. Las medidas de resultado primarias y secundarias: la ERC avanzada se definió como la primera aparición de: (1) diálisis, trasplante de riñón, diagnóstico de enfermedad renal en etapa terminal (ERCA) o ERC en estadio 5; (2) tasa de filtración glomerular estimada (TFGe) <10 mL/min/1,73 m²; (3) duplicar la creatinina sérica desde el valor basal y (4) muerte asociada con ERC.

El equipo informó que la incidencia avanzada de ERC fue mayor en pacientes con gota (8,54 por 1000 pacientes-años) en comparación con sin gota (4,08). La gota se asoció con un mayor riesgo avanzado de ERC tanto en el análisis no ajustado (relación de riesgo [RR], 2,00) como después del ajuste (RR, 1,29). La asociación fue más fuerte para la enfermedad renal en estadio avanzado (RR, 2,13) y estuvo presente para eGFR <10 mL/min/1,73 m² (RR, 1,45) y la duplicación de creatinina sérica (RR, 1,13), pero no la muerte asociada a la ERC (RR, 1,14). La asociación de gota con la ERC avanzada se repitió en el análisis de puntaje de propensión emparejado (RR, 1,23) y el análisis se limitó a pacientes con gota incidente (RR, 1,28).

Austin G. Stack, MBBCh, MD, MSc, FASN, FRCPI, profesor de medicina y autor principal del estudio, dijo: “Descubrimos que los pacientes que padecían gota tenían un 29% más de riesgo de ERC avanzada en comparación con aquellos sin gota. De hecho, cuando analizamos cada uno de los componentes de la enfermedad renal avanzada, encontramos que, en general, los pacientes con gota tenían un mayor riesgo de deterioro de la función renal en comparación con aquellos que no la sufrían. Sorprendentemente, cuando analizamos el riesgo de insuficiencia renal y aquellos que necesitaban diálisis o un trasplante de riñón, descubrimos que los pacientes con gota tenían un riesgo de insuficiencia renal de más del 200% en comparación con aquellos sin gota”. El estudio fue publicado el 28 de agosto de 2019 en la revista BMJ Open.

Enlace relacionado:
Universidad de Limerick


Últimas Química Clínica noticias



GLOBETECH PUBLISHING LLC