Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

LabMedica

Deascargar La Aplicación Móvil
Noticias Recientes COVID-19 Química Clínica Diagnóstico Molecular Hematología Inmunología Microbiología Patología Tecnología Industria

Prueba de flujo lateral rápida y sensible para el diagnóstico de la esquistosomiasis

Por el equipo editorial de LabMedica en español
Actualizado el 30 Nov 2021
Un nuevo inmunoensayo de flujo lateral permite el diagnóstico rápido y sensible de la forma urogenital de la esquistosomiasis, tanto en el laboratorio como en el campo.

Schistosoma haematobium es la causa más común de esquistosomiasis urogenital en humanos, responsable de la infección en aproximadamente la mitad de los 200 millones de personas que se estima que padecen la enfermedad en las regiones tropicales y subtropicales del mundo. Aunque no existe una técnica recomendada de referencia para la detección de la esquistosomiasis, un método ampliamente utilizado para el diagnóstico de infecciones implica la detección microscópica de huevos de parásitos en la orina, un método que puede tener poca sensibilidad en áreas de baja transmisión, lo que limita su valor diagnóstico en regiones donde la enfermedad está presente, pero es poco común.

Imagen: Schistosoma haematobium, la causa más común de esquistosomiasis urogenital en humanos (Fotografía cortesía de Romy Bullerjahn)
Imagen: Schistosoma haematobium, la causa más común de esquistosomiasis urogenital en humanos (Fotografía cortesía de Romy Bullerjahn)

Los investigadores de la Universidad James Cook (Cairns, Australia), examinaron la familia de proteínas secretadas por el parásito S. haematobium para identificar biomarcadores de anticuerpos de la infección por esquistosoma, validar su desempeño diagnóstico en muestras de poblaciones endémicas y evaluar su utilidad para uso en pruebas inmunocromatográficas en el lugar de atención (POC-ICT) para diagnosticar la esquistosomiasis urogenital.

El estudio de detección inicial con anticuerpos en suero y orina de poblaciones endémicas en Gabón, Tanzania y Zimbabue fue realizado por colaboradores de la Universidad del Sur de California (Los Ángeles, EUA), que ajustaron a casi mil diferentes antígenos de S. haematobium en un chip de microarrays. Los antígenos que resultaron reactivos a IgG se evaluaron mediante ELISA utilizando tanto las mismas muestras como muestras adicionales de individuos que residían en entornos de baja endemicidad (es decir, las islas Pemba y Unguja, Zanzíbar y Tanzania).

Los resultados revelaron que 208 antígenos eran objetivos de respuestas de IgG significativamente elevadas en suero, y 45 antígenos eran objetivos de respuestas de IgG significativamente elevadas en orina. De las cinco proteínas que fueron validadas por ELISA, Sh-TSP-2 y MS3_01370 mostraron el desempeño diagnóstico general más alto en cada biofluido y excedieron el del antígeno de huevo soluble de S. haematobium en la orina. Cuando se incorporaron en POC-ICT separadas, Sh-TSP-2 mostró una especificidad absoluta y una sensibilidad del 75% y MS3_01370 mostró una especificidad absoluta y una sensibilidad del 89%. Por lo tanto, los antígenos Sh-TSP-2 y MS3_01370 se podrían usar como biomarcadores de diagnóstico sensibles, específicos y desplegables en el campo para apoyar el control y la eliminación de la esquistosomiasis.

“Esta es una enfermedad de la pobreza”, dijo el primer autor, el Dr. Mark Pearson, investigador de la Universidad James Cook. “Aunque existen medicamentos eficaces disponibles para tratarla, se convierte en un problema de salud grave cuando el agua potable y las fuentes de agua contaminados provocan reinfecciones frecuentes. Para interrumpir la propagación de la enfermedad, una prueba debe ser lo suficientemente sensible como para identificar a las personas con infecciones de bajo nivel, que aún pueden transmitir el parásito a otras personas cuando es posible que no sepan que están infectadas”.

El ensayo POC para la esquistosomiasis se describió en la edición en línea del 31 de agosto de 2021 de la revista The Lancet Microbe.

Enlace relacionado:
Universidad James Cook
Universidad del Sur de California


Últimas Microbiología noticias



SEROSEP