Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

LabMedica

Deascargar La Aplicación Móvil
Noticias Recientes COVID-19 Química Clínica Diagnóstico Molecular Hematología Inmunología Microbiología Patología Tecnología Industria

Evalúan un diagnóstico magnétoóptico para la malaria sintomática

Por el equipo editorial de LabMedica en español
Actualizado el 02 Mar 2021
La malaria supone una carga social y económica importante para muchos países tropicales en desarrollo, lo que socava aún más el potencial de crecimiento. El desarrollo de métodos de diagnóstico del paludismo rápidos, fáciles de usar y de bajo costo, con alta sensibilidad y especificidad, sigue siendo una prioridad urgente para las enfermedades tropicales.

Los métodos actualmente disponibles para diagnosticar la malaria incluyen la inspección de frotis de sangre mediante microscopía óptica (MO), pruebas de diagnóstico rápido (PDR) y métodos moleculares, como la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) u otras técnicas moleculares. Se ha evaluado un método novedoso, denominado detección magnetoóptica de cristal giratorio.

Imagen: Paludismo: frotis de sangre de gota gruesa que muestra trofozoítos anulares de Plasmodium vivax que son difíciles de detectar. Hay dos formas de anillo marcadas con flechas (Fotografía cortesía de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EUA).
Imagen: Paludismo: frotis de sangre de gota gruesa que muestra trofozoítos anulares de Plasmodium vivax que son difíciles de detectar. Hay dos formas de anillo marcadas con flechas (Fotografía cortesía de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EUA).

Un equipo internacional de científicos, dirigido por los de la Universidad James Cook (Smithfield, Australia), desarrolló y ensayó el método llamado detección magnetoóptica de cristales rotativos (RMOD) en casi 1.000 pacientes sospechosos de malaria en un zona de alta transmisión de Papua Nueva Guinea. El nuevo método se comparó con la MO, utilizando frotis de sangre de gota gruesa para la cuantificación de la densidad de parásitos y con la PCR en tiempo real que empleaba un protocolo de dos pasos utilizando un sistema CFX96 Touch qPCR (Bio-Rad Laboratories Pty., Ltd., Gladesville, Australia).

El equipo informó que, en comparación con la microscopía óptica, la RMOD exhibe una sensibilidad del 82% y una especificidad del 84% para detectar cualquier infección por malaria y una sensibilidad del 87% y una especificidad del 88% para detectar Plasmodium vivax. Esto indica que la RMOD podría ser útil en entornos de eliminación dominados por P. vivax. La densidad del parásito se correlaciona bien con la señal magnetoóptica cuantitativa. Es importante destacar que la hemozoína residual presente en pacientes, negativos al paludismo, también es detectable por RMOD, lo que indica su capacidad para detectar infecciones previas.

Stephan Karl, PhD, investigador principal y autor correspondiente del estudio, dijo: “La malaria se trata fácilmente, pero en realidad es difícil de diagnosticar y, debido a eso, puede haber un tratamiento excesivo, que hemos visto puede conducir a la propagación de la malaria resistente a los medicamentos. Los parásitos de la malaria descomponen la sangre de tal manera que las moléculas de hemo en la sangre se ensamblan en cristalitos orgánicos que contienen hierro magnético, que se detecta mediante el método RMOD”.

Los autores concluyeron que habían llevado a cabo una evaluación exhaustiva de un método novedoso y prometedor para diagnosticar la malaria rápidamente y a bajo costo en un entorno de alta transmisión y una población de casos sospechosos de malaria sintomáticos en Papua Nueva Guinea. El presente estudio muestra que, en tal entorno, la RMOD funciona bien en comparación con el diagnóstico experto basado en la MO, el método de referencia más confiable en su estudio. El estudio fue publicado el 12 de febrero de 2021 en la revista Nature Communications.

Enlace relacionado:
Universidad James Cook


Últimas Microbiología noticias