Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

Unas pruebas nuevas en sangre para la tuberculosis podrían acelerar el diagnóstico

Por el equipo editorial de Labmedica en español
Actualizado el 06 Feb 2019
La tuberculosis (TB) es una infección bacteriana que afecta los pulmones y causa tos, pérdida de peso y fiebre, y se transmite a través de gotitas de la tos y los estornudos de los pacientes infectados. El diagnóstico y el tratamiento temprano de la afección son esenciales para la salud del paciente y para prevenir la propagación de la TB a otras personas.

Por lo tanto, es necesario realizar pruebas rápidas y convenientes para descartar un diagnóstico de TB en casos sospechosos usando muestras de sangre. Mientras que los cultivos de laboratorio de las muestras de los pacientes, como esputo o biopsias invasivas, se utilizan para confirmar la presencia de la bacteria, los cultivos se pueden demorar varias semanas. Un resultado negativo no descarta un diagnóstico de TB, ya que las bacterias no se pueden cultivar a partir de las muestras en una gran proporción de pacientes con TB.

Imagen: El kit de prueba de diagnóstico para la tuberculosis, ELISpot TB (Fotografía cortesía de Oxford Immunotec).
Imagen: El kit de prueba de diagnóstico para la tuberculosis, ELISpot TB (Fotografía cortesía de Oxford Immunotec).

Un equipo de científicos británicos que trabajo con el Colegio Imperial de Londres (Londres, Reino Unido) realizó un estudio prospectivo que comparó los ensayos de liberación de interferón-gamma (IGRA) existentes, comercialmente disponibles, contra pruebas de nueva generación en 845 pacientes con sospecha de tuberculosis en 10 hospitales del NHS en Inglaterra. Las muestras de sangre de los pacientes se analizaron utilizando ambos conjuntos de pruebas, cuyos resultados se compararon con un diagnóstico confirmado basado en resultados de cultivos positivos.

Los pacientes fueron evaluados para detectar la infección por Mycobacterium tuberculosis al inicio del estudio con ensayos disponibles comercialmente: T-SPOT. TB (Oxford Immunotec, Abingdon, Reino Unido) y QuantiFERON-TB Gold In-Tube (Qiagen, Hilden, Alemania) y una prueba IGRA de segunda generación que incorpora nuevos antígenos de tuberculosis y que fueron seguidos por seis a 12 meses para establecer diagnósticos definitivos. Estos nuevos antígenos se utilizan en la tecnología de plataforma genérica, ELISpot (immunospot unida a enzimas) sobre la que se basa la prueba comercial T-SPOT.TB. Se determinaron la sensibilidad, la especificidad, los cocientes de probabilidad positivos y negativos y los valores predictivos de las pruebas.

El análisis de los resultados de las pruebas rápidas reveló que la prueba de segunda generación tiene una sensibilidad diagnóstica del 94% en pacientes con TB confirmada, lo que significa que da un resultado positivo para el 94% de los pacientes con infección, significativamente mayor que cualquiera de las pruebas IGRA existentes comercialmente disponibles, que van desde 67,3% hasta 81,4%. Los hallazgos indican que la prueba sería mucho más exacta para descartar la infección por TB en los casos sospechosos de TB, lo que ahorraría tiempo y recursos y permitiría que los pacientes recibieran su tratamiento más rápidamente.

Los autores concluyeron que las pruebas IGRA disponibles comercialmente no tienen suficiente exactitud para la evaluación diagnóstica de la sospecha de tuberculosis. Sin embargo, las pruebas de segunda generación pueden tener una sensibilidad lo suficientemente alta, una relación de probabilidad negativa baja y un valor predictivo negativo alto correspondiente en los entornos de baja incidencia para facilitar la eliminación inmediata de la sospecha de tuberculosis.

Ajit Lalvani, MD, profesor de enfermedades infecciosas y coautor del estudio, dijo: “A decenas de miles de pacientes les realizan evaluaciones diagnósticas para detectar síntomas sugestivos de TB, lo que da como resultado más de 5.000 casos de TB diagnosticados cada año. Detener el uso de las pruebas inadecuadas existentes podría ahorrarle al NHS una gran cantidad de dinero. En contraste, el nuevo análisis de sangre rápido, más exacto, mejorará y acelerará la evaluación diagnóstica de los pacientes con sospecha de TB”. El estudio se publicó el 14 de enero de 2019 en la revista Lancet Infectious Diseases.

Enlace relacionado:
Colegio Imperial de Londres
Oxford Immunotec
Qiagen




Últimas Microbiología noticias



GLOBETECH PUBLISHING LLC