Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

RANDOX LABORATORIES

Asocian infección quirúrgica post cardíaca con diferentes enfermedades

Por el equipo editorial de Labmedica en español
Actualizado el 12 Jul 2018
La infección por Mycobacterium quimera después de la cirugía cardíaca, debido a unidades contaminadas de enfriamiento-calentamiento (HCU) para la derivación cardiopulmonar, ha sido reportada en todo el mundo. Sin embargo, el espectro de la enfermedad clínica sigue siendo un misterio.

M. chimaera es un patógeno emergente que causa infecciones desastrosas de las prótesis valvulares cardíacas, injertos vasculares e infecciones diseminadas después de una cirugía a corazón abierto. La creciente evidencia apoya la transmisión en el aire como resultado de la aerosolización de M. quimera desde tanques de agua contaminada de las HCU que se utilizan con la circulación extracorpórea durante la cirugía.

Imagen: Colonias de Mycobacterium quimera que crecen en agar; las infecciones pueden causar lesiones graves, incluso neumonía y muerte. Es especialmente preocupante que los pacientes infectados con M. chimaera pueden no desarrollar síntomas y signos de infección durante meses o años después de la exposición inicial, por lo que las infecciones son difíciles de detectar y diagnosticar (Fotografía cortesía del CDC).
Imagen: Colonias de Mycobacterium quimera que crecen en agar; las infecciones pueden causar lesiones graves, incluso neumonía y muerte. Es especialmente preocupante que los pacientes infectados con M. chimaera pueden no desarrollar síntomas y signos de infección durante meses o años después de la exposición inicial, por lo que las infecciones son difíciles de detectar y diagnosticar (Fotografía cortesía del CDC).

Los científicos que trabajan con las personas en el Hospital Birmingham Heartlands (Birmingham, Reino Unido) revisaron 30 casos en el Reino Unido identificados retrospectivamente a través de investigaciones de brotes y prospectivamente a través de la vigilancia continua; esas investigaciones les permitieron informar las características clínicas y de laboratorio, así como el tratamiento y el resultado. La definición de caso fue M. chimaera detectada en cualquier muestra clínica, historia de cirugía cardiotorácica con derivación cardiopulmonar y presentación clínica compatible.

El equipo identificó a 30 pacientes (28 con prótesis) que presentaban un espectro de enfermedad que incluía endocarditis de la válvula protésica (14/30), infección de la herida del esternón (2/30), infección del injerto aórtico (4/30) y enfermedad de diseminación (no cardíaca) (10/30). Los pacientes se presentaron después de una mediana de 14 meses después de la cirugía (máximo cinco años) en su mayoría presentando fiebre y pérdida de peso. Las investigaciones revelaron frecuentemente linfopenia, trombocitopenia, colestasis hepática e inflamación granulomatosa no necrosante. La sensibilidad diagnóstica para un único hemocultivo micobacteriano fue del 68%, pero aumentó si se enviaron múltiples muestras. El análisis de supervivencia identificó una edad más joven, cirugía de válvula mitral, reemplazo valvular mecánico, concentración sérica de sodio más alta y de proteína C reactiva (PCR) más baja, como factores asociados con una mejor supervivencia.

Los autores concluyeron que la infección por M. chimaera después de la cirugía cardíaca se asocia con un amplio espectro de enfermedades. Se debe considerar el diagnóstico en todos los pacientes que desarrollan una enfermedad inexplicable después de una cirugía cardíaca. El estudio fue publicado el 24 de mayo de 2018 en la revista Clinical Microbiology and Infection.




Abbott Diagnostics

Últimas Microbiología noticias



Abbott Diagnostics