Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

Se identifica una mutación genética para la vulnerabilidad a la TB

Por el equipo editorial de Labmedica en español
Actualizado el 23 Jan 2019
Aproximadamente una de cada cinco personas en todo el mundo está infectada con Mycobacterium tuberculosis, la bacteria causante de la tuberculosis. De ellos, solo el 10%, como máximo, mostrarán síntomas, porque la mayoría de los sistemas inmunológicos tienen herramientas para combatir al microbio. Sin embargo, cuando estas herramientas están ausentes o son disfuncionales, la infección puede dañar los pulmones y otros órganos, e incluso causar la muerte.

Se han descubierto mutaciones genéticas que privan al sistema inmune de su capacidad para combatir gérmenes más omnipresentes de la misma familia bacteriana, las micobacterias. Se han dilucidado anomalías moleculares que hacen que las personas sean vulnerables a las infecciones por micobacterias. Esta evidencia apunta a estrategias para tratar o prevenir algunos casos de tuberculosis (TB).

Imagen: Fotomicrografía de Mycobacterium tuberculosis usando la coloración de Ziehl-Neelsen en un frotis de esputo (Fotografía cortesía de la Universidad de Rockefeller).
Imagen: Fotomicrografía de Mycobacterium tuberculosis usando la coloración de Ziehl-Neelsen en un frotis de esputo (Fotografía cortesía de la Universidad de Rockefeller).

Un gran equipo internacional de científicos liderado por la Universidad de Rockefeller (Nueva York, NY, EUA) recolectó muestras de ADN de pacientes con formas activas de la enfermedad. Al analizar estas muestras, el equipo descubrió que el riesgo de desarrollar TB aumenta en las personas que tienen dos copias de una variación particular del gen que codifica la enzima tirosina-proteína quinasa (TYK2).

El equipo informó que los pacientes con deficiencia completa de interleuquina (IL)-12Rβ2 o IL-23R autosómica recesiva, que carecen de respuestas a IL-12 o IL-23 solamente, todos ellos, presentan inesperadamente micobacteriosis sin candidiasis. Mostraron que las células αβ T, γδ T, B, NK, ILC1 e ILC2 de donantes sanos producen preferentemente IFN-γ en respuesta a la IL-12, mientras que las células NKT y MAIT producen preferentemente IFN-γ en respuesta a IL-23 . También demostraron que el desarrollo de células T CD4+ productoras de IFN-γ, incluidas, en particular, células TH1* específicas de micobacterias (CD45RA-CCR6+), depende tanto de IL-12 como de IL-23. Mostraron que los genes IL12RB1, IL12RB2 e IL23R tienen frecuencias similares de variantes deletéreas en la población general.

Jean-Laurent Casanova, MD, PhD, profesor y autor principal del estudio, dijo: “En los europeos, una de cada 600 personas tiene dos copias de esta variación de TYK2. Y en el resto de la población, la tasa está entre uno en 1.000 a uno en 10.000, que sigue siendo común. Aquí en Rockefeller, probablemente hay entre cuatro y seis personas que tienen esta predisposición genética a la TB. Sin embargo, eso no quiere decir que esas personas realmente desarrollarán la enfermedad y, de hecho, probablemente no lo harán. En Nueva York, alguien puede tener esta mutación y su riesgo de contraer TB es efectivamente cero. Pero si esa persona va a trabajar en un hospital de TB en África, entonces la probabilidad de contraer TB es alta, cien veces más alta de lo que sería para una persona sin la variante genética”. El estudio se publicó el 21 de diciembre de 2018 en la revista Science Immunology.

Enlace relacionado:
Universidad de Rockefeller


Últimas Inmunología noticias