Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

LabMedica

Deascargar La Aplicación Móvil

Analizan biomarcadores para los linfomas del sistema nervioso central

Por el equipo editorial de Labmedica en español
Actualizado el 04 Nov 2019
El linfoma primario del sistema nervioso central (PCNSL, por sus siglas en inglés) es un tipo raro de linfoma no Hodgkin extraganglionar (NHL) que representa el 3% de todos los tumores intracraneales primarios recién diagnosticados. En pacientes que presentan lesiones cerebrales focales, el diagnóstico rápido y confiable de PCNSL todavía es un desafío.

Un ligando inductor de proliferación (APRIL) y el factor de activación de células B (BAFF) son factores importantes en la fisiopatología, diagnóstico y pronóstico de las neoplasias malignas de los sistemas de células B. Sin embargo, su utilidad como biomarcadores para el diagnóstico del linfoma del sistema nervioso central (CNSL, por sus siglas en inglés) y sus efectos sobre las células del CNSL siguen sin estar claros.

Imagen: Una histopatología del linfoma primario del sistema nervioso central que muestra pequeñas células moradas a lo largo del vaso sanguíneo en el cerebro (Fotografía cortesía del Centro Médico de la Universidad de Columbia).
Imagen: Una histopatología del linfoma primario del sistema nervioso central que muestra pequeñas células moradas a lo largo del vaso sanguíneo en el cerebro (Fotografía cortesía del Centro Médico de la Universidad de Columbia).

Los neurólogos de la Universidad Ludwig Maximilians (Múnich, Alemania) y sus colegas analizaron los niveles de APRIL y BAFF en el líquido cefalorraquídeo (LCR) de 116 pacientes con sospecha de lesiones cerebrales focales, incluidos 53 pacientes con CNSL. Adicionalmente, midieron mediante diluciones seriadas sus niveles durante la quimioterapia y la recaída. Además, analizaron el efecto de APRIL y BAFF en dos líneas celulares de linfoma de células B utilizando ensayos de proliferación, viabilidad y quimiotaxis.

Los kits de ensayos de inmunoabsorción enzimática (ELISA) para APRIL se obtuvieron de BioLegend (San Diego, CA, EUA) y los kits ELISA para BAFF se obtuvieron de R&D Systems (Minneapolis, MN, EUA). Otros métodos utilizados en el estudio incluyeron el cultivo de líneas celulares, ensayos de supervivencia y ensayos de quimiotaxis en los que se hizo el recuento de las células migradas en un citómetro de flujo Gallios (Beckman Coulter Inc, Brea, CA, EUA).

Los científicos informaron que los niveles en el LCR de APRIL y BAFF diferenciaban de manera confiable el CNSL de otras lesiones cerebrales focales (incluidos los tumores cerebrales primarios y metastásicos, las lesiones autoinmunes inflamatorias y las lesiones neuroinfecciosas) con una especificidad del 93,7% (APRIL, BAFF) y una sensibilidad de 62,3% (APRIL) y 47,1% (BAFF). El análisis en serie del LCR de pacientes con CNSL durante la quimioterapia y la recaída, demuestra una estrecha correlación de los niveles de APRIL en el LCR y el curso de esta enfermedad. In vitro, APRIL y BAFF mostraron efectos antiapoptóticos durante el tratamiento con metotrexato (MTX) y quimiotaxis mediada de las células B malignas.

Los autores concluyeron que los niveles de APRIL en el LCR podrían ayudar a establecer el diagnóstico de CNSL, especialmente si la biopsia estereotáctica es imposible o no concluyente. Además, APRIL puede servir como marcador terapéutico durante la terapia y la recaída. El estudio se publicó el 15 de octubre de 2019 en la revista Journal of Hematology & Oncology.

Enlace relacionado:
Universidad Ludwig Maximilians
BioLegend
R&D Systems
Beckman Coulter Inc


Últimas Hematología noticias