Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

LabMedica

Deascargar La Aplicación Móvil

Asocian una mutación genética del Parkinson a un incremento en el riesgo de leucemia

Por el equipo editorial de Labmedica en español
Actualizado el 15 Oct 2019
La enfermedad de Parkinson es un trastorno progresivo del sistema nervioso que afecta el movimiento. Los síntomas comienzan gradualmente; a veces comienzan con un temblor apenas perceptible en una sola mano. Los temblores son comunes, pero el trastorno también suele causar rigidez o ralentización del movimiento.

Las mutaciones en el gen de la quinasa repetida rica en leucina 2 (LRRK2) son una de las causas genéticas más comúnmente conocidas de enfermedad de Parkinson. Por lo general, provocan el mal funcionamiento de los lisosomas, compartimentos especiales dentro de las células que digieren y reciclan diferentes tipos de moléculas. La disfunción lisosómica está implicada en la formación de agregados de proteínas del cuerpo de Lewy y, por lo tanto, en la neurodegeneración.

Imagen: Se ha relacionado una mutación genética específica del Parkinson con un mayor riesgo de leucemia y de cáncer de colon (Fotografía cortesía de BioNews Services).
Imagen: Se ha relacionado una mutación genética específica del Parkinson con un mayor riesgo de leucemia y de cáncer de colon (Fotografía cortesía de BioNews Services).

Un gran equipo de científicos que colabora con el Colegio de Medicina Albert Einstein (Bronx, NY, EUA) buscó comparar la prevalencia del cáncer entre los pacientes con Parkinson (EP) con la mutación LRRK2, personas con Parkinson de causa desconocida (también llamada Parkinson idiopático, EPI) e individuos sanos (controles). Para hacerlo, utilizaron un cuestionario estandarizado en siete centros internacionales relacionados con LRRK2 y con el Parkinson. Los resultados del cáncer se compararon entre 257 pacientes con EP LRRK2, 712 pacientes con EPI y 218 controles reclutados de siete centros del consorcio LRRK2 mediante regresión logística de efectos mixtos. Los datos se agruparon con un estudio previo para examinar el riesgo de cáncer entre 401 pacientes LRRK2-EP y 1.946 pacientes con EPI.

En promedio, los pacientes con Parkinson tenían 68,2 años, mientras que la muestra de control era cuatro años más joven, con una edad media de 64 años. Alrededor del 77% de los individuos del estudio eran judíos asquenazíes, que comúnmente tienen mutaciones genéticas relacionadas con el Parkinson, como LRRK2. Los científicos informaron que los resultados mostraron que no hubo diferencias significativas en las tasas de cáncer de los tres grupos de estudio. De hecho, las tasas fueron similares: 32,3% para pacientes con Parkinson LRRK2 G2019S, 27,5% para Parkinson idiopático y 27,5% para los controles.

Sin embargo, las personas con la mutación LRRK2 G2019S tenían un riesgo 4,6 veces mayor de desarrollar leucemia y un riesgo 1,6 veces mayor de desarrollar cáncer de piel. El equipo observó que solo cinco de las 257 personas con LRRK2 G2019S con Parkinson desarrollaron leucemia, en comparación con ningún caso en el grupo de Parkinson idiopático. Análisis posteriores también sugirieron mayores riesgos de cáncer de colon y riñón en el grupo LRRK2 G2019S Parkinson, pero no se alcanzó significancia estadística.

Luego, los científicos combinaron estos datos con los de un estudio anterior, lo que condujo a un grupo de estudio general de 401 personas con Parkinson LRRK2 G2019S y 1.946 personas con la forma idiopática del trastorno neurodegenerativo. El análisis agrupado reveló que las personas con LRRK2 G2019S tenían 9,84 veces más probabilidades de desarrollar leucemia y 2,34 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de colon, en comparación con los pacientes con Parkinson idiopático. Estos hallazgos indican que la mutación LRRK2 G2019 podría estar asociada con el desarrollo de varios tipos de cáncer.

Ilir Agalliu, MD, PhD, profesor asociado y primer autor del estudio, dijo: “Podríamos considerar que si alguien es portador de la mutación LRRK2 G2019S¸ se debe monitorizar de cerca con el fin de detectar el Parkinson y ciertos tipos de cáncer”. El estudio fue publicado en la edición de septiembre de 2019 de la revista Movement Disorders.

Enlace relacionado:
Colegio de Medicina Albert Einstein


Últimas Hematología noticias