Thermo Fisher Scientific

Biomarcador para terapia antimicrobiana enumera cambios en recuento de eosinófilos

Por el equipo editorial de Labmedica en español
Actualizado el 16 Aug 2017
La eosinopenia como criterio de sepsis ha sido objeto de debate durante décadas, puesto que la fisiopatología de la eosinopenia está relacionada con la migración de los eosinófilos al sitio inflamatorio, presumiblemente como resultado de sustancias quimiotácticas secretadas durante la fase aguda de la inflamación.

Como biomarcador, la eosinopenia tiene la ventaja de no requerir más investigaciones, ya que puede obtenerse fácilmente a partir de un hemograma simple (CBC). Se ha planteado la hipótesis de que la recuperación de la eosinopenia durante el tratamiento de la infección bacteriana puede ser un marcador para evaluar si un paciente recibe el régimen antibiótico apropiado.

Imagen: El analizador de hematología Coulter LH 780 (Fotografía cortesía de Beckman Coulter).
Imagen: El analizador de hematología Coulter LH 780 (Fotografía cortesía de Beckman Coulter).

Los especialistas en enfermedades infecciosas del Hospital Universitario Raymond Poincaré (Garches, Francia) realizaron un estudio prospectivo, de febrero a agosto de 2016. Se incluyeron los adultos hospitalizados que padecían una infección bacteriana con eosinopenia, definida como un recuento de eosinófilos inferior a 100/mm3. Los pacientes se dividieron en dos grupos de acuerdo con el primer día de tratamiento antimicrobiano eficaz. Se observaron durante cinco días con el fin de evaluar si la recuperación de la eosinopenia era predictiva de un régimen de antibióticos adecuado. El recuento de eosinófilos se obtuvo del hemograma, usando un Analizador de Hematología Coulter LH780 (Beckman Coulter Inc., Nyon, Suiza; www.beckmancoulter.com).

El equipo seleccionó a 122 pacientes de los que 96 fueron incluidos. En el grupo 1, setenta pacientes recibieron terapia antimicrobiana efectiva a partir del día 0. Su recuento de eosinófilos aumentó significativamente entre el día 0 y el día 1. En el segundo grupo, 26 pacientes recibieron terapia antimicrobiana efectiva tardía y no hubo diferencia significativa en el número de eosinófilos entre el día 0 y día 1. Además, los recuentos de eosinófilos se normalizaron el día cinco en ambos grupos. La duración media de la terapia antimicrobiana fue comparable en los dos grupos (7,7 ± 1,16 días). Los antibióticos más frecuentemente formulados en ambos grupos fueron cefalosporinas intravenosas. Durante el seguimiento, todos los pacientes se consideraron curados después del día 30.

Los autores concluyeron que el recuento de eosinófilos parece normalizarse más rápido que la proteína C-reactiva (PCR) y que los neutrófilos polimorfonucleares en los pacientes eosinopénicos con terapia antimicrobiana apropiada. Esta sencilla prueba es fácil de realizar como parte de un hemograma regular, sin costos adicionales como se requiere para la PCR o la procalcitonina. El estudio fue publicado en la edición de agosto de 2017 de la revista International Journal of Infectious Diseases.


Últimas Hematología noticias