Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

LabMedica

Deascargar La Aplicación Móvil
Noticias Recientes COVID-19 Química Clínica Diagnóstico Molecular Hematología Inmunología Microbiología Patología Tecnología Industria

BIOHIT  Healthcare OY

Niveles elevados de lipoproteína(a) predicen el aumento del riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares

Por el equipo editorial de LabMedica en español
Actualizado el 13 Oct 2020
La medición del biomarcador sanguíneo lipoproteína(a) predice el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular, así como la determinación de los llamados factores estándar como el colesterol y los triglicéridos.

La lipoproteína(a) (LPA) es una lipoproteína plasmática compuesta por una partícula de lipoproteína de baja densidad (LDL) que está unida covalentemente a la apolipoproteína(a) mediante un enlace disulfuro. Sobre una base equimolar, la lipoproteína(a) es más aterogénica que la LDL porque el componente adicional de apolipoproteína(a) puede exacerbar la aterotrombosis al promover la inflamación vascular y su actividad antifibrinolítica potencial se asocia con la inhibición del plasminógeno. Los niveles de lipoproteína(a) son heredables del 75% al 95% y están determinados predominantemente por variantes de un solo nucleótido en el gen LPA y variantes del número de copias específicamente en el dominio kringle IV tipo II. Los niveles de lipoproteína(a) superiores a 50 mg/dL se asocian con un 30 a 50% más de riesgo de ASCVD. Las personas con niveles extremadamente altos, superiores a 200 mg/dL, pueden tener un riesgo de tres a cuatro veces mayor de ASCVD.

Imagen: Estructura de la proteína apolipoproteína(a) (Fotografía cortesía de Wikimedia Commons)
Imagen: Estructura de la proteína apolipoproteína(a) (Fotografía cortesía de Wikimedia Commons)

Los investigadores del Hospital General de Massachusetts (Boston, EUA) buscaron determinar si la medición de la lipoproteína(a) y/o la puntuación de riesgo genético (GRS) de LPA, tenían utilidad clínica en la predicción del riesgo de enfermedad cardiovascular aterosclerótica incidente (ASCVD)

Para este trabajo, se obtuvieron muestras del Biobanco del Reino Unido, que es un estudio observacional prospectivo de aproximadamente 500.000 voluntarios, de 40 a 69 años, que fueron reclutados en 22 sitios en todo el Reino Unido entre 2006 y 2010. Se calculó un LPA GRS para 374.099 individuos no relacionados, de esta cohorte, con genotipos derivados de la matriz y mediciones de lipoproteína(a). La edad media de la población total del estudio fue de 57,6 años y 204.355 individuos eran mujeres (54,6%). Durante una mediana de seguimiento de 11,1 años, 15.444 personas desarrollaron una ASCVD incidente (enfermedad arterial periférica, enfermedad de las arterias coronarias, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular isquémico o mortalidad cardiovascular).

El resultado reveló que la lipoproteína(a) medida y el LPA GRS, se asociaron con un riesgo comparable de eventos ASCVD incidentes. La LPA GRS no arrojó información de pronóstico adicional más allá de la lipoproteína(a) medida y tanto la lipoproteína(a) medida como la LPA GRS arrojaron mejoras modestas en la discriminación del riesgo de ASCVD, en comparación con la medición de los factores de riesgo tradicionales.

“Nuestro trabajo demuestra que la puntuación de riesgo genético de la lipoproteína(a) ofrece una predicción del riesgo de enfermedad cardiovascular aterosclerótica que es comparable a la lipoproteína(a) medida directamente”, dijo el autor principal, el Dr. Pradeep Natarajan, investigador de la división de cardiología e investigación cardiovascular en el Hospital General de Massachusetts. “Aprendimos que los determinantes genéticos de la lipoproteína(a) elevada pueden ayudar a identificar el régimen de medicación más eficaz para la prevención de enfermedades cardiovasculares. El uso de factores genéticos mejora nuestra capacidad para identificar a los individuos en riesgo de enfermedad cardiovascular que se podrían beneficiar de estrategias preventivas anteriores. Al mismo tiempo, las pruebas genéticas podrían ayudar a identificar candidatos para ensayos clínicos que son fundamentales para descubrir nuevas terapias innovadoras para abordar afecciones como la lipoproteína(a) elevada y los riesgos de enfermedad cardiovascular relacionados”.

El estudio fue publicado en la edición en línea del 6 de octubre de 2020 de la revista JAMA Cardiology.

Enlace relacionado:
Hospital General de Massachusetts


Últimas Diagnóstico Molecular noticias