Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

LabMedica

Deascargar La Aplicación Móvil
Noticias Recientes COVID-19 Química Clínica Diagnóstico Molecular Hematología Inmunología Microbiología Patología Tecnología Industria

Estudio revela que pruebas de anticuerpos y PCR para COVID-19 registran un resultado negativo en personas con 'memoria inmune'

Por el equipo editorial de LabMedica en español
Actualizado el 16 Nov 2021

Un estudio observacional que analizó las respuestas inmunes en trabajadores de la salud descubrió que algunos de ellos dieron negativo en repetidas ocasiones a la COVID-19 mediante PCR y pruebas de anticuerpos, pero mostraron un aumento en las células de memoria inmunológica.

Los hallazgos del estudio realizado por científicos del Colegio Universitario de Londres (Londres, Reino Unido) sugieren que al diseñar vacunas que activan estas células de memoria inmunitaria, conocidas como células T, para atacar las células infectadas que expresan esta parte de la maquinaria interna del virus, puede ser posible eliminar el SARS-CoV-2 desde el principio, ayudando así a detener su propagación. Este enfoque podría complementar las vacunas contra COVID-19 actuales, que solo desencadenan respuestas inmunes a la proteína spike que sobresale del exterior del virus. Los investigadores dicen que el descubrimiento podría conducir a la creación de una vacuna de pan-coronavirus, que no solo protege contra el SARS-CoV-2 y sus variantes, sino también contra los coronavirus que causan resfriados comunes y nuevos coronavirus animales emergentes. Los investigadores dicen que se podrían desarrollar vacunas de próxima generación para inducir tanto a las células T de memoria para apuntar a las proteínas de replicación como a los anticuerpos para apuntar a la proteína spike.


Ilustración
Ilustración

Este descubrimiento científico fundamental proviene de un estudio observacional que analizó las respuestas inmunes en una gran cohorte de trabajadores de la salud con sede en Londres desde el comienzo de la primera ola pandémica del Reino Unido. Sin embargo, en un subconjunto de trabajadores de la salud que no mostraron signos de infección por SARS-CoV-2 (que dieron negativo en repetidas oportunidades mediante PCR y pruebas de anticuerpos) hubo un aumento en las células T. En lugar de haber evitado la infección por completo, un subconjunto de trabajadores de la salud parece haber experimentado una infección transitoria de bajo nivel (abortiva), no detectable por pruebas de rutina, pero que generó células T específicas para SARS-CoV-2; compatible con esto, los mismos individuos también tuvieron un aumento de bajo nivel en otro marcador sanguíneo de infección viral.

"Nuestra investigación muestra que las personas que resistieron naturalmente la infección detectable por SARS-CoV-2 generaron células T de memoria que se dirigen a las células infectadas que expresan las proteínas de replicación, parte de la maquinaria interna del virus", dijo la autora principal, la profesora Mala Maini (Infección e Inmunidad del UCL). “Estas proteínas, requeridas para la etapa más temprana del ciclo de vida del virus, tan pronto como ingresa a una célula, son comunes a todos los coronavirus y permanecen 'altamente conservadas', por lo que es poco probable que cambien o muten. Una vacuna que pueda inducir a las células T a reconocer y dirigirse a las células infectadas que expresan estas proteínas, esencial para el éxito del virus, sería más eficaz para eliminar el SARS-CoV-2 temprano, y podría tener el beneficio adicional de que también reconocen otros coronavirus que actualmente infectan a los humanos o que podría en el futuro".

"Las células T que reconocen la maquinaria de replicación del virus proporcionarían una capa adicional de protección a la proporcionada por la inmunidad centrada en proteinas Spike que generan las vacunas actuales, que ya son altamente eficaces", agregó la profesora Maini. “Esta vacuna de doble acción proporcionaría más flexibilidad contra las mutaciones y, dado que las células T pueden tener una vida increíblemente prolongada, también podría proporcionar una inmunidad más duradera. Al expandir las células T preexistentes, estas vacunas podrían ayudar a detener el virus completamente en una etapa muy temprana".

Enlaces relacionados:
Colegio Universitario de Londres


Últimas COVID-19 noticias



SEROSEP