Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

LabMedica

Deascargar La Aplicación Móvil
Noticias Recientes COVID-19 Química Clínica Diagnóstico Molecular Hematología Inmunología Microbiología Patología Tecnología Industria

Evidencia nueva de inmunidad protectora después de la infección por COVID-19 da esperanza de que la vacuna tenga una eficiencia duradera

Por el equipo editorial de LabMedica en español
Actualizado el 29 Dec 2020
Una nueva investigación encontró evidencia de inmunidad protectora en personas, hasta cuatro meses después de la COVID-19 leve o asintomática, lo que genera esperanzas de que una vacuna pueda ofrecer una eficacia duradera.

En un estudio, científicos de la Universidad Reina María de Londres (Londres, Reino Unido), analizaron las respuestas de anticuerpos y células T en 136 trabajadores de la salud de Londres que tuvieron una infección leve o asintomática por COVID-19 que se remonta a marzo de 2020. Los científicos encontraron que el 89% de los trabajadores sanitarios analizados portaban anticuerpos neutralizantes entre 16 y 18 semanas después de la infección. Descubrieron que la mayoría también tenía células T capaces de reconocer múltiples partes diferentes del virus, sin embargo, las dos respuestas no siempre persistieron en armonía, y algunos individuos mostraron inmunidad de células T, pero sin evidencia de anticuerpos, y viceversa.

Ilustración
Ilustración

En su estudio, los investigadores demostraron que, si bien las respuestas de anticuerpos protectores generalmente se complementaban con una respuesta de células T, más de la mitad de los trabajadores de la salud tenían respuestas de anticuerpos y células T no coincidentes y no producían una respuesta de células T específica a las proteínas que se encuentran en la capa externa del virus SARS-CoV-2. También encontraron que las respuestas de las células T tendían a ser más altas en aquellos con los síntomas clásicos y definitorios de COVID-19, mientras que la infección asintomática daba como resultado una inmunidad de células T más débil que la infección sintomática, pero respuestas de anticuerpos neutralizantes equivalentes.

Comprender cómo funciona esta cuidadosa coreografía de respuestas inmunitarias en personas con infección leve o asintomática es particularmente importante, ya que representan el grupo infectado más grande. El nuevo estudio también brinda tranquilidad para los esfuerzos de vacunación, lo que sugiere que incluso después de una infección leve, los individuos portan inmunidad de anticuerpos y de células T contra muchas partes del virus, conocidas como epítopes. Si bien aparecen nuevas variantes, los cambios en el virus no necesariamente ocurren dentro de estos epítopes, por lo que se espera que la gran mayoría del reconocimiento inmunológico continúe sin perturbaciones.

“Nuestro estudio de la infección por SARS-CoV-2 en trabajadores de la salud de los hospitales de Londres revela que cuatro meses después de la infección, alrededor del 90% de las personas tienen anticuerpos que bloquean el virus”, dijo Joseph Gibbons, asistente de investigación postdoctoral en la Universidad Reina María. “Aún más alentador, en el 66% de los trabajadores de la salud vemos que los niveles de estos anticuerpos protectores son altos y que esta sólida respuesta de anticuerpos se complementa con células T que vemos reaccionar a varias partes del virus. Estas son buenas noticias. Significa que, si ha sido infectado, es muy probable que haya desarrollado anticuerpos y células T que pueden brindarle cierta protección si vuelve a encontrar el virus”.

“Nuestro estudio en casos leves y asintomáticos brinda una visión positiva de la durabilidad de la inmunidad al SARS-CoV-2 después de cuatro meses de infección”, dijo la Dra. Corinna Pade, investigadora científica postdoctoral en la Universidad Reina María. “Un número notable de alrededor del 90% de las personas tiene una fuerza conjunta de anticuerpos fuertes que impiden la entrada del virus, junto con las respuestas de las células T a varias partes del virus para interferir con su supervivencia. Este es un hallazgo importante ya que los síntomas leves o incluso nulos de COVID-19 son muy comunes y representativos de la mayoría de las infecciones en la comunidad. Estas abundantes respuestas inmunes también dan esperanzas de una eficacia duradera de las vacunas”.

Enlace relacionado:
Universidad Reina María de Londres


Últimas COVID-19 noticias