Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

LabMedica

Deascargar La Aplicación Móvil
Noticias Recientes COVID-19 Química Clínica Diagnóstico Molecular Hematología Inmunología Microbiología Patología Tecnología Industria

Tratamiento combinado de anticuerpos de larga duración podría dar inmunidad contra la COVID-19

Por el equipo editorial de LabMedica en español
Actualizado el 29 Dec 2020
Los investigadores comenzaron dos ensayos clínicos para probar un tratamiento combinado de anticuerpos de acción prolongada para proteger contra la COVID-19.

En el estudio STORM CHASER, investigadores de los Hospitales del University College de Londres NHS Foundation Trust (UCLH; Londres, Reino Unido), reclutaron a 10 participantes hasta la fecha. Creen que el anticuerpo o LAAB, conocido como AZD7442, desarrollado por AstraZeneca (Cambridge, Reino Unido), puede ofrecer protección inmediata y a largo plazo a las personas que han estado expuestas recientemente al virus SARS-CoV-2, para evitar que desarrollen COVID-19. El otro estudio, PROVENT, analiza el uso de AZD7442 en personas que pueden no responder a la vacunación (por ejemplo, cuando alguien tiene un sistema inmunológico comprometido) o tienen un mayor riesgo de infección por COVID-19 debido a factores como la edad y las condiciones existentes. Los anticuerpos son moléculas de proteínas que el cuerpo produce para ayudar a combatir las infecciones. Los anticuerpos monoclonales se producen artificialmente en un laboratorio y se diseñan como posibles tratamientos médicos. Se diseñan para ser inyectados directamente en el cuerpo, a diferencia de las vacunas que “entrenan” al propio sistema inmunológico para producir anticuerpos.

Ilustración
Ilustración

Los LAAB fueron diseñados con la tecnología de extensión de vida media patentada de AstraZeneca para aumentar la durabilidad de la terapia de seis a 12 meses después de una sola administración. También se diseñó la combinación de dos LAAB para reducir el riesgo de resistencia desarrollada por el virus SARS-CoV-2. Tanto en PROVENT como en STORM CHASER, los investigadores evaluarán si el tratamiento reduce el riesgo de desarrollar COVID-19 y/o reduce la gravedad de la infección en comparación con el placebo.

Los grupos de participantes clave en el ensayo STORM CHASER incluirán trabajadores de la salud, estudiantes que viven en alojamientos grupales y pacientes que están expuestos a cualquier persona con el virus SARS-CoV-2 que causa la COVID-19, así como residentes de cuidados a largo plazo, instalaciones y entornos industriales/militares. Ambos ensayos se realizan en el Centro de Investigación de Vacunas de la UCLH, que se abrió para ayudar a acelerar el desarrollo de nuevas vacunas y tratamientos durante la pandemia de COVID-19. A medida que las vacunas autorizadas estén disponibles para los participantes del ensayo que califiquen, se establecerá un mecanismo para permitirles abandonar el estudio de manera segura si se considera que es médicamente beneficioso. Ser un participante del ensayo, en uno de los estudios, no retrasará el proceso de recibir una vacuna y no debe evitar que los pacientes participen en otros estudios si desarrollan una enfermedad relacionada con la COVID-19.

“Sabemos que esta combinación de anticuerpos puede neutralizar el virus, por lo que esperamos descubrir que la administración de este tratamiento mediante una inyección puede conducir a una protección inmediata contra el desarrollo de COVID-19 en personas que han estado expuestas, cuando sería demasiado tarde para ofrecer una vacuna”, dijo la viróloga de la UCLH, la Dra. Catherine Houlihan, quien dirige el estudio STORM CHASER.

“Reclutaremos a personas mayores o en cuidados a largo plazo, y que padecen enfermedades como el cáncer y el VIH que pueden afectar la capacidad de su sistema inmunológico para responder a una vacuna. Queremos asegurarle a cualquiera para quien una vacuna no funcione que podemos ofrecer una alternativa que es igual de protectora”, dijo la Dra. Nicky Longley, consultora de enfermedades infecciosas de la UCLH, quien dirige la sección de PROVENT en la UCLH.

Enlace relacionado:
University College de Londres NHS Foundation Trust
AstraZeneca


Últimas COVID-19 noticias