Análisis de ceramidas predice eventos cardiovasculares

Por el equipo editorial de Labmedica en español
Actualizado el 13 Apr 2017
Los investigadores han descubierto que medir las concentraciones sanguíneas de ceramidas, una clase de lípidos, puede ayudar a predecir el alto riesgo de eventos cardíacos, incluso para las personas con LDL bajo o sin evidencia de bloqueos cardíacos, ayudando así a los médicos a identificar a las personas con sospecha de enfermedad coronaria.

Aunque las investigaciones anteriores habían demostrado niveles elevados de ceramidas entre las personas con enfermedad cardíaca confirmada o después de un ataque cardiaco, este es el primer estudio que muestra su poder predictivo entre las personas sin bloqueos y en aquellas con niveles bajos sanos de lipoproteínas de baja densidad (LDL). Se demostró que las ceramidas podían predecir los eventos cardiovasculares mayores: ataque cardíaco, apoplejía, revascularización (procedimiento para abrir las arterias bloqueadas) y muerte. Se encontró que los individuos, con los niveles más altos de ceramidas en sangre, tenían un riesgo 3-4 veces mayor de sufrir un evento cardiovascular en comparación con aquellos con la puntuación de ceramidas más baja, independientemente del nivel de LDL o de la presencia de un bloqueo en las arterias del corazón.

Imagen: Los investigadores están usando las ceramidas en el plasma como un nuevo biomarcador de la enfermedad cardiovascular aterosclerótica inestable (Fotografía cortesía de la Clínica Mayo).
Imagen: Los investigadores están usando las ceramidas en el plasma como un nuevo biomarcador de la enfermedad cardiovascular aterosclerótica inestable (Fotografía cortesía de la Clínica Mayo).

“La medición de las ceramidas en la sangre parece ser un marcador nuevo, potencialmente mejor que el LDL, para la predicción de eventos cardiacos iniciales y repetidos”, dijo el autor principal, Jeff Meeusen, PhD, de la Clínica Mayo, “ofreciendo otra información para ayudar a identificar a las personas que podrían necesitar un poco más de atención, orientar las decisiones de tratamiento y mantener a los pacientes motivados”.

El Dr. Meeusen dijo que, a diferencia del colesterol, que es bastante inerte, actuando como una obstrucción en las arterias, las ceramidas juegan un papel activo en el proceso de la enfermedad cardiovascular atrayendo y llamando a las células inflamatorias y promoviendo la coagulación. Todas las células tienen la capacidad de producir ceramidas, pero las ceramidas tienden a acumularse en la sangre cuando tenemos demasiada grasa o consumimos un exceso de calorías.

El estudio incluyó a 499 pacientes en la Clínica Mayo que fueron remitidos para angiografía coronaria con el fin de comprobar posibles obstrucciones en las arterias del corazón, de las cuales sólo se encontró evidencia de un bloqueo en el 46% de ellos. Los pacientes fueron agrupados en cuatro categorías de acuerdo con sus niveles de ceramida en la sangre: baja, intermedia, moderada o alta.

Los participantes fueron seguidos prospectivamente durante un promedio de 8 años. En general, el 5,1% de los pacientes presentaron un evento cardiovascular importante durante el período de estudio. Sin embargo, el riesgo de tener un evento fue progresivamente mayor a medida que los niveles de ceramida aumentaron: para cada aumento de 1 punto en la puntuación de ceramida, el riesgo aumentó en un 9%, incluso después de ajustar completamente para otros factores de riesgo (incluyendo edad, sexo, tabaquismo, colesterol total, HDL y marcadores de inflamación). La tasa de eventos fue el doble entre las personas con el mayor puntaje de ceramida en comparación con aquellos que tenían la menor puntuación. El colesterol total también aumentó con el aumento de las puntuaciones de ceramida, y los hombres tenían menos probabilidades de tener niveles altos de ceramidas.

Entre los que no tenían enfermedad coronaria en la angiografía, la tasa de eventos cardiovasculares fue de sólo el 3,1%. Pero aquellos con los niveles más altos de ceramidas tenían 4 veces más probabilidades de tener un evento en comparación con aquellos con los niveles más bajos. Una tendencia similar se observó entre las personas con niveles bajos de LDL (<100 mg/dL).

“Las ceramidas siguieron siendo significativas e independientemente asociadas con la enfermedad, incluso después de ajustar para los tradicionales y novedosos factores de riesgo cardiovascular”, dijo el Dr. Meeusen. Los cardiólogos de la Clínica Mayo ya están revisando rutinariamente las ceramidas usando la nueva prueba lanzada en agosto de 2016, como una forma de estratificar más a los pacientes. Y “conocer su puntuación de ceramida puede mejorar el cumplimiento terapéutico y la motivación del paciente, sobre todo porque los números mejoran en pocas semanas”, dijo.

La nueva prueba está disponible a través de los Laboratorios Médicos Mayo. El presente estudio es el primero en poner a prueba su utilidad clínica. El Dr. Meeusen presentó el estudio “Las Concentraciones de Ceramida en Plasma predicen el riesgo de eventos cardiovasculares” en la Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología 2017 (Washington, DC, EUA, 17-19 de marzo).


Últimas Química Clínica noticias