Análisis de anticuerpos predice pronóstico de artritis reumatoide

Por el equipo editorial de Labmedica en español
Actualizado el 20 Apr 2017
La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad inflamatoria en la que las articulaciones se vuelven rígidas e hinchadas y se asocia con destrucción articular futura. La enfermedad es causada por las células inmunitarias, que normalmente atacan a los organismos extraños, y en este caso, reaccionan contra los tejidos en las articulaciones, dando lugar a la inflamación.
 

Imagen: Las manos de un paciente con muestras tempranas de artritis reumatoide (AR) (Fotografía cortesía del Dr. Gergely Péter).
Imagen: Las manos de un paciente con muestras tempranas de artritis reumatoide (AR) (Fotografía cortesía del Dr. Gergely Péter).
En algunos pacientes con AR se forman anticuerpos contra el colágeno II, una proteína importante en el cartílago articular. Estos anticuerpos promueven la inflamación al comienzo de la enfermedad y se han detectado cantidades más altas de anticuerpos del colágeno en el momento del diagnóstico, después de lo cual los niveles disminuyen durante el primer año.
 
Científicos de la Universidad de Uppsala (Uppsala, Suecia) y sus colegas, siguieron a un gran grupo de pacientes con AR durante cinco años para ver si existía una correlación entre los anticuerpos de colágeno y el desarrollo de la enfermedad. Se incluyeron 2.000 pacientes y 960 controles que participaron en el estudio entre 1996 y 2005. Se realizaron comparaciones en relación con los resultados para la proteína C reactiva, la velocidad de sedimentación globular, el recuento de articulaciones blandas y el número de articulaciones hinchadas.
 
Los investigadores midieron el colágeno anti-fibrilar de tipo II (anti-CII) mediante el ensayo de inmunoabsorción enzimática (ELISA), utilizando el colágeno nativo humano tipo II (Chondrex, Redmond, WA, EUA), como antígeno. Se midió el péptido citrulinado anticíclico (CCP2) mediante ELISA (Immunoscan CCPlus, Euro-Diagnostica, Malmö, Suecia), usando un punto de corte de 25 U/mL. La genotipificación se realizó mediante reacción en cadena de la polimerasa (PCR) usando cebadores específicos de secuencia.
 
Entre los 1.476 pacientes, 97 (6.6%) eran anti-CII positivos y 855 (57.9%) eran anti-CCP2 positivos. Treinta y nueve pacientes (2,6%) tenían sólo anti-CII, 797 (54%) tenían sólo anti-CCP2, 58 (3,9%) eran doblemente positivos y 582 (39,4%) carecían de ambos anticuerpos. Entre los controles, 15/926 (1,6%) eran anti-CII positivos (34 mostraron unión no específica) y 16/958 (1,7%) eran anti-CCP2 positivos. Los niveles de anti-CII eran significativamente más altos, entre los pacientes, que entre los controles (mediana (promedio) 13,3 (38,4) AU/mL versus 9,3 (21,6) AU/mL.
 
Los autores concluyeron que la AR seropositiva anti-CII, representa un fenotipo definido, representando en muchos aspectos el inverso a las asociaciones clínicas, genéticas y de tabaquismo, descritas para los autoanticuerpos de péptidos proteicos anti-citrulinados. Aunque no son diagnósticamente útiles, las primeras determinaciones de anti-CII predicen un resultado inflamatorio favorable en la AR. El estudio fue publicado el 24 de marzo de 2017, en la revista Annals of the Rheumatic Diseases.
 

Últimas Inmunología noticias